El hambre y la pobreza severa en Madrid*

Una de las necesidades más apremiantes de los seres humanos es la alimentación, sin la que no podemos sobrevivir. Por eso, el derecho a la alimentación, la disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficientes, aparece como un derecho fundamental que España, como país, se ha comprometido a garantizar en el marco de Naciones Unidas. Para hacer efectivo este derecho, el primer problema con el que nos encontramos es que no sabemos cuántas personas están malnutridas porque las encuestas de España y de la comunidad de Madrid no registran esta información con suficiente precisión y, como dice el refrán, “ojos que no ven… corazón que no siente”. Sin embargo, hay claros indicios de que el hambre afecta a un sector relativamente amplio de población, que se ha incrementado de manera notable en los recientes años de crisis.

Un indicio directo son las personas que reciben alimentos en las instituciones y bancos de alimentos, más de 100.000 en Madrid según los datos recabados por la Red de Investigación y Observatorio de la Solidaridad, a partir de informes del Banco de Alimentos, Cáritas y Cruz Roja. Una cifra que, aun siendo elevada, probablemente se queda corta si tenemos en cuenta un indicador indirecto que conocemos mejor: la escasez de recursos económicos de muchos hogares a causa del paro, el empleo precario y los recortes sociales. Evidentemente, la falta de alimentos tiene que afectar sobre todo a aquellas familias cuyos ingresos económicos son tan bajos que no pueden hacer frente a sus necesidades básicas, no sólo de alimentación sino también de vivienda, vestido, transporte, electricidad, agua y cualquier otra cosa que se tenga que comprar con dinero. Los datos que se recogen a continuación pretenden aproximarnos a esa población abocada a vivir en una situación agobiante de falta de ingresos.

En primer lugar, el paro:

  • Según la Encuesta de Condiciones de Vida, uno de cada diez hogares de Madrid emplea menos del 20% de su fuerza de trabajo, en la mayoría de los casos porque todas sus personas activas están en paro. Es lo que Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea, llama “hogares con baja intensidad laboral”, un indicador que sitúa a España a la cola de los 28 países europeos, solo por delante de Grecia e Irlanda. ¿Cuántos hogares de Madrid se ven afectados por esta situación de paro masivo?: 240.000 según la última Encuesta aplicada en 2014, donde viven 612.000 personas. Desde 2009 estos hogares se han incrementado un 88%.
  • Podríamos pensar que, después de todo, las personas en paro están cubiertas por la prestación de desempleo. Pues no, la mayoría no tiene esa cobertura: si cruzamos los datos de la EPA con los de la Seguridad Social, el 55% de las personas en paro de Madrid, 334.000 en números absolutos, no recibe ninguna prestación, ni contributiva ni asistencial. Son sujetos en búsqueda y disposición para trabajar pero que no tienen oficio ni beneficio y se ven obligados a malvivir de sus exiguos ahorros, del apoyo de los parientes y amigos, de las ayudas privadas de ONGs, de la mendicidad, de la rebusca en la basura o de cualquier otra fórmula que les permita mantenerse en pie. Ese colectivo se ha incrementado un 54% desde 2009.
  • El grupo social más afectado por el paro es la juventud: desde el cuarto trimestre de 2011 en que se inició la última legislatura del PP hasta el tercer trimestre de 2015, la comunidad de Madrid ha destruido 154.000 empleos de quienes tienen entre 16 y 34 años. ¿Alguien se puede extrañar de que nuestra juventud, dicen que la mejor formada de la historia, tenga que emigrar a Alemania, Reino Unido o Francia? De paso, además, se reduce artificialmente la cifra de paro en nuestro país al dejar de contar como desempleadas las personas que se van a trabajar a otro país.

En segundo lugar, están los salarios bajos o la llamada pobreza laboral:

  • A partir de la última Estadística de salarios de la Agencia Tributaria, sabemos que la cuarta parte de las personas empleadas en la comunidad de Madrid percibe retribuciones, en cómputo anual, por debajo del Salario Mínimo Interprofesional y que el 15% cobra menos de la mitad del Salario Mínimo, o sea, por debajo de 322 euros/mes.
  • Interesa especialmente este último grupo de asalariados muy precarios, porque ¿qué vida se puede construir y qué nivel alimentario pueden tener los hogares con ingresos salariales por debajo de 322 euros/mes? Una situación que afecta a 405.000 trabajadoras y trabajadores de Madrid que seguramente alternan períodos de paro con empleos de temporada, a veces de cortísima duración y poco retribuidos. El peso de este colectivo en la población asalariada madrileña ha crecido un 15% en los últimos cinco años y es quizás el que permite a algunos políticos alimentar la ilusión de que estamos saliendo de la crisis.

En tercer lugar, las pensiones que perciben 1,2 millones de personas mayores en nuestra comunidad y representan un ingreso importante para muchos hogares:

  • Pero también en este caso la cuarta parte de esas pensiones se sitúa por debajo de la Pensión Mínima de Jubilación fijada por el gobierno y el 12% cobra menos de la mitad de la Pensión Mínima, o sea, por debajo de 346 euros/mes.
  • Este último tramo de 145.000 pensiones muy muy bajas, en aquellos casos en que no disponen de otros ingresos en el hogar, se tiene que encontrar muy probablemente en situación de déficit alimentario.

Por último, la Renta Mínima de Inserción de la Comunidad de Madrid:

  • Esta renta se considera un derecho de última instancia para personas en situación de extrema necesidad, un objetivo que parece muy razonable. Sin embargo, aparte su baja cuantía (388 euros mensuales por hogar en 2014), sólo llega a la sexta parte del colectivo que pretende proteger, como veremos más adelante.
  • La mayoría de las solicitudes de RMI son rechazadas en la fase de tramitación, que además es lentísima, por lo que muchas familias en situación de extrema necesidad (también alimentaria) se desesperan en el proceso y lo viven habitualmente, no como un derecho, sino como una carrera de obstáculos.

Todas estas situaciones apuntan a la existencia de hogares con muy bajos ingresos, es decir, hogares pobres, de los que nos informa con precisión la Encuesta de Condiciones de Vida, del Instituto Nacional de Estadística. Los indicadores más importantes para la comunidad de Madrid son los siguientes:

  • El 14,7% de los hogares se encuentra en riesgo de pobreza y el 5,2% en situación de pobreza severa. Este último grupo es el que más nos interesa ya que recoge a aquellas familias cuyos ingresos medios se sitúan por debajo del 30% de la mediana de ingresos, es decir, por debajo de 339 euros/mes por unidad de consumo en 2014. Se trata de 000 hogares (332.000 personas), que han aumentado un 79% entre 2009 y 2014, y que perciben unos ingresos bajísimos con los que es imposible vivir y comer en condiciones dignas. Gran parte de estos hogares muy pobres ya no responden a la imagen tradicional de los pobres de solemnidad sino a familias muy normales que se han visto afectadas por situaciones de desempleo de larga duración y han dejado de percibir la prestación de desempleo u otras ayudas públicas; entre los grupos especialmente afectados, están la inmigración no comunitaria y las familias monoparentales, en su mayoría madres solteras, separadas o viudas con hijos pequeños.
  • Otros datos de interés de la Encuesta de Condiciones de Vida son que el 34% de los hogares de Madrid llega con dificultades a fin de mes y el 37% no tiene capacidad para acometer gastos imprevistos. Casi una de cada cinco familias reconoce que llega a fin de mes “con mucha dificultad”, lo que en alguna medida también tiene que incidir en su dieta alimentaria.
  • El 8,5% no puede mantener la vivienda con la temperatura adecuada en los meses fríos, es decir, padece pobreza energética.
  • El 8% no puede pagar las cuotas o gastos fijos asociados a su vivienda, situación que está en el origen de los desahucios y afecta a casi 200.000 hogares de nuestra comunidad.
  • Y el dato más relacionado con la alimentación: un 2% -121.000 personas- no puede permitirse una comida de carne o pescado al menos cada dos días.

Se podría pensar que todas estas situaciones de pobreza y carencias materiales son inevitables pero no es así. El problema es el reparto. Y aquí, para terminar, podemos hacer un poco de ciencia-ficción, por llamar así a algo que los poderes establecidos consideran iluso, utópico o ingenuo pero que, en mi opinión y creo que también en la de quienes participan en la Plataforma contra el Hambre de Madrid, debería ser el principal objetivo de la política: conseguir una distribución equitativa de la riqueza que nuestra sociedad es capaz de producir.

Según la Contabilidad Regional de España, la comunidad de Madrid es la que tiene más renta por persona, exactamente 31.000 euros “per cápita” en 2014. Teniendo en cuenta que el tamaño medio de los hogares es de 2,6 miembros, si esa renta producida en nuestra comunidad se distribuyera a partes iguales entre todas las familias supondría unos ingresos de 81.000 euros/año, o 6.750 euros/mes. Evidentemente de ahí podríamos detraer los impuestos necesarios para las políticas sociales que benefician a todos y todavía nos quedarían unos recursos sobrados para vivir con dignidad. Pero esto no cuadra con la partida de beneficios de las empresas que en el mismo ejercicio de 2014 han acaparado el 40% de la renta producida en la comunidad (77.300 millones de euros); ni cuadra tampoco con el sistema fiscal regresivo existente en España, ni con las últimas reformas laborales, ni con los recortes de las políticas sociales para pagar la deuda, etc., etc., etc. Excusas no les faltan para justificar la desigualdad, la pobreza y, en última instancia aunque se trate de ocultar, el hambre de los sectores más frágiles y excluidos.

Un segundo dato muy positivo de Madrid es que registra el salario medio más elevado de todas las comunidades autónomas, exactamente 24.576 euros/año, o 2.050 euros/mes. ¿Imaginan lo que pasaría si este promedio se aplicara efectivamente? Para empezar, los mileuristas y los seiscientoseuristas pasarían a la historia. Sin embargo, eso no cuadra con la desigualdad salarial existente en Madrid, que es la más elevada de las 17 comunidades autónomas. Las 100.000 personas mejor remuneradas tienen un promedio salarial, en cómputo anual, de 6.500 euros mensuales, veinte veces más que las 680.000 con salarios más bajos, que sobreviven con un ingreso medio, también en cómputo anual, de 322 euros mensuales.

Y podemos aplicar el mismo criterio al trabajo: si en el reparto del empleo existente, entraran las 545.000 personas que se encuentran en paro, podríamos trabajar todas 31 horas en lugar de 37. ¿Por qué dicen que tal cosa es imposible?

Y lo mismo pasa con las políticas sociales, que son especialmente cicateras con los sectores más pobres y vulnerables de la sociedad. ¿Por qué los parados de larga duración no cobran una prestación adecuada?, ¿por qué la cuarta parte de las pensiones son inferiores a la Mínima fijada por el gobierno?, ¿por qué la Renta Mínima de Inserción sólo cubre a la sexta parte del colectivo para el que fue creada?, ¿por qué no se asegura alimentación, vivienda digna y sobre todo un empleo digno a todas las personas?

La solución a estos problemas es posible. Y sabemos que algunos sectores sociales tienen más responsabilidad que otros (“Políticos y banqueros” se decía en la Puerta del Sol en mayo de 2011). Pero en mayor o menor medida todas y todos tenemos alguna responsabilidad y estamos implicados, por acción o por omisión. Muchas gracias.

 

 

Madrid, enero de 2016.

* Una primera versión del presente texto se presentó en la Conferencia contra el hambre y por el derecho a la alimentación, que tuvo lugar en Madrid el 10 de abril de 2015. Las fuentes de los datos que se citan (INE, Eurostat, Hacienda, Seguridad Social, Comunidad de Madrid, etc.) han sido actualizadas en enero de 2016.

 

 

Carlos Pereda

(Invisibles de Tetuán, 15M)

 

 

 

Colectivo Ioé: ¿Qué recuperación? Desplome del empleo juvenil y deterioro de las rentas salariales en la legislatura del PP (2011-2014)

La última publicación de la Estadística de salarios y prestaciones de desempleo confirma el deterioro de las rentas salariales en los primeros tres años de esta última legislatura (2011-2014), lo que contrasta con la revalorización de las acciones y fondos de inversión en el mismo período (Balance financiero del Banco de España). Los signos de recuperación del empleo (1,3%) y de los salarios (0,9%) en 2014 son presentados por el gobierno como el inicio de una salida del ciclo de crisis. Sin embargo, los datos muestran que durante estos años no ha cesado de crecer la apropiación de rentas por parte del capital en detrimento de las rentas del trabajo. La Estadística de salarios también evidencia que el desplome del empleo juvenil en las dos últimas legislaturas (-42,35% de los puestos de trabajo de los menores de 26 años entre 2008 y 2014) se ha visto acompañado por una reducción de su salario medio del 40,8%.

Noticia:

http://barometrosocial.es/archivos/1241#more-1241

Texto en PDF

http://invisiblesdetetuan.org/ioe14.pdf

CRISIS, DESIGUALDAD Y SALUD. Estrategias desde los centros sociales autogestionados

 

Crisis, desigualdad y salud 2Coloquio que tendrá lugar el viernes 18 de diciembre a las 20 horas en La Enredadera. Calle Anastasio Herrero, 10 (en frente de la mezquita de Tetuán) <M> Estrecho.
La duración e intensidad de la crisis económica en España ha generado un importante aumento de las desigualdades sociales en salud. Ante esta situación, y en un contexto de un auge de los movimientos sociales en el país, varios colectivos locales nacen en Centros Sociales Autogestionados con la función de paliar las problemáticas de los más vulnerables. En esta charla, hablaremos de las estrategias que se llevan a cabo en estos colectivos y del modo en que su actividad repercute en la salud de los afectados.

¿Gobernar escuchando? El Área de Equidad del Ayuntamiento de Madrid no cumple el mandato de su alcaldesa

respuesta area equidad

Tras más de dos meses de reiterados intentos para acceder a una entrevista, la red de Invisibles de las asambleas 15M de Tetuán, Hortaleza, Villaverde y Coslada, que llevamos varios años en contacto con la realidad social más dura de nuestros barrios, nos vemos obligados a denunciar públicamente la negativa a mantener una cita por parte de Marta Higueras, concejal responsable del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo del Ayuntamiento de Madrid. El motivo de la entrevista era presentar un documento que exigía unos presupuestos para 2016 más participativos y que priorizaran las emergencias sociales, para lo que se hacían propuestas concretas de actuación. A diferencia del Área de Hacienda, cuyo responsable nos recibió de forma inmediata y con el que hemos quedado en mantener la relación, la actitud del Área de Equidad no nos parece coherente con el programa electoral de Ahora Madrid, que prometía “fomentar la participación de las personas en situación de vulnerabilidad en el diseño y planificación de las políticas sociales” (art. 3.2.4.a del Programa Político de Ahora Madrid).
La misiva de respuesta, firmada por Ramón Palomino, director del gabinete de la delegada del Área de Equidad, contraviene el programa electoral de Ahora Madrid y la declaración de Manuela Carmena, en su discurso de investidura de alcaldesa de Madrid: “Me gustaría insistir y recordar que tenemos que gobernar escuchando, que nos llamen por nuestro nombre de pila, que nos tuteen, que sepan que somos para ellos, para mejorar Madrid, en la línea que ellos nos digan, porque somos sus servidores…”. Negarse a recibir a vecinas y vecinos organizados en la lucha contra la injusticia social es lo que hemos sufrido en tantos años de Ayuntamiento del PP. Ahora tenemos más de lo mismo en el Área de Equidad.
En su escrito consideran que los únicos capacitados para opinar sobre el Sistema de Servicios Sociales son los trabajadores y trabajadoras sociales, despreciando la sensibilidad de los usuarios y usuarias y de tantos colectivos que luchan desde abajo contra la exclusión social. Desde su punto de vista, lo que es más preocupante, establecen que el principal problema es que los trabajadores y trabajadoras sociales “prestan su servicio no siempre en las debidas condiciones de libertad y tranquilidad por causas que le son ajenas”. ¿A qué se refieren?, ¿están en línea con el libelo que publicó la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento de Madrid? Ya le respondimos. ¿La libertad y tranquilidad de los/las trabajadores/as sociales se quiebra porque las personas que acuden a los centros van acompañadas de vecinos y vecinas solidarias? Si lo hacemos así y si aconsejamos que cualquier persona que acuda a un centro de servicios sociales lo haga acompañada no es para “asustar” con la fuerza del número, porque somos gente de paz y sólo consideramos como enemigas a las élites económicas y políticas que nos expolian, no a las y los trabajadores municipales. Lo hacemos porque, para superar los obstáculos burocráticos, la dificultad de una compleja maraña legal y una grave situación de desinformación, hemos comprobado que necesitamos ejercer nuestra inteligencia colectiva, compartir nuestras experiencias y saberes, incluso darnos apoyo moral en situaciones muchas veces desesperantes.
Lo hacemos porque descubrimos que es la única manera como algunas personas que llevaban años reclamando sin respuesta su derecho a un soporte social han empezado a conseguir algo; porque haciéndolo así hemos podido mostrar en el transcurso de las citas que determinadas excusas dadas para no atender las necesidades urgentes de una persona no correspondían ni a las propias leyes vigentes; porque en ciertas situaciones de carencia material extrema es muy difícil conservar la calma; porque hemos necesitado de la memoria colectiva para recordar a la persona que nos atendía lo que ella o él mismo había dicho u ofrecido en la reunión y ahora parecía haber olvidado…
Mantenemos nuestra plena solidaridad con los derechos de las y los trabajadores municipales, sin excepciones. A lo que nos enfrentamos es a un sistema que causa pobreza y sufrimiento y a un modelo de servicios sociales autoritario que no nos reconoce como personas con derechos y con voz sobre todo lo que nos afecta. Hemos dialogado y colaborado con foros de trabajo social y en nuestras reuniones han participado trabajadoras y trabajadores sociales que nos han aportado información muy valiosa. Hemos tenido roces y choques, sí, nunca con violencia, siempre con un sentido de justicia. Ahora mismo se deberían estar creando las condiciones para poner en marcha un cambio de modelo. En eso deberíamos poner todos nuestros esfuerzos, los nuestros y los del gobierno municipal. El rechazo de una cita, el no querer escucharnos, muestra la voluntad del Área de Equidad de cerrar la posibilidad de avanzar en esa dirección.

 

Descarga RED INVISIBLES madrid15m

Presentación del Foro de Inclusión, 10 diciembre

Las personas en situación de pobreza no sólo sufren una vulneración de sus derechos sociales, sino que se también ven excluidas de participar en los asuntos públicos. El nuevo gobierno municipal de Madrid ha formulado un compromiso en favor de la inclusión social y la participación ciudadana. Pero, ¿cómo comenzar a hacerlo realidad?

Diferentes colectivos y grupos de la sociedad civil comprometidos con realidades vulnerables en nuestra ciudad nos hemos empezado a organizar para  promover una dinámica de participación en las políticas locales de quienes nunca son tomados en cuenta, especialmente en aquellas más relacionadas con la lucha contra la pobreza y la exclusión.

Sabemos que para poder avanzar con esta propuesta necesitamos sumar fuerzas y conocimiento, en primer lugar de quienes viven en condiciones más dificiles, y también de quienes se comprometen a su lado.

Por eso os invitamos a la presentación de este proyecto el próximo jueves 10 de diciembre. Sera un encuentro abierto a personas que viven en la pobreza y exclusión social, profesionales y voluntarias de las entidades sociales y trabajadores y representantes del ayuntamiento. La presentación tendrá lugar en la sede de la Fundación Secretariado Gitano, calle Ahijones s/n, de 17 a 19 h.

El objetivo de la reunión es iniciar un proceso de trabajo conjunto que reconozca y visibilice el conocimiento y las capacidades de las personas y colectivos en situación de exclusión social para desde ahí analizar las líneas de trabajo del ayuntamiento y elaborar propuestas eficaces y adaptadas a la realidad de quienes viven en situación más precaria.

¡Construyamos, entre todas y todos, un Madrid sin pobreza!

La reunión tendrá el siguiente orden del día:

    – La pobreza y la exclusión social en la Comunidad de Madrid
– Intervención del representante del área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid
– Intervención de Pablo Soto, Concejal del área de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid
– Intervención de personas en situación de vulnerabilidad social
– Presentación de las propuestas de trabajo de la Mesa de Inclusión de Madrid

¿Nos acompañas en esta jornada? Puedes inscribirte a través de este enlace: https://goo.gl/rGWqJf

Ayúdanos también a que esta invitación llegue lo más lejos posible.
Compártelo con las personas y asociaciones que creas que puedan estar interesadas.

¡Te esperamos!

foroinclu

Los ingresos de los hogares bajan, la luz sube

Según la Comisión Nacional del Mercado y de la competencia, para el consumidor medio doméstico el precio del kilowatio hora consumido ha pasado de 0,219 euros en 2011 a 0,241 euros en los nueve primeros meses de 2015, esto es, un aumento del 10%. El aumento en ese periodo de 2015 respecto a 2014 es un 4,8%.

Desde el 2003 el aumento es del 83%

http://cnmcblog.es/2015/11/24/cuanto-ha-subido-la-electricidad-en-los-ultimos-anos/

Facua considera un escándalo que el Gobierno haya ayudado a las eléctricas a aumentar sus márgenes un 30%

https://www.facua.org/es/noticia.php?Id=9839

Esto es un país en el que “más 7 millones de personas, -según un informe de la Asociación de Ciencias Ambientales-, es incapaz de pagar una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas o se ve obligada a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética“, según Miguel Ángel Pulido.

http://www.eldiario.es/lapalmaahora/lapalmaopina/pobreza-energetica_6_448715137.html

Y llega el invierno…

GUÍA RÁPIDA PARA LA ATENCIÓN SANITARIA CONTINUADA

Las personas que, tras el Decreto de Exclusión Sanitaria, perdieron la tarjeta sanitaria han dejado de acudir a los Centros de Salud y, cuando lo han hecho, en muchas ocasiones se han encontrado con innumerables obstáculos: les han denegado la atención, les han echado de los centros de salud u hospitales, les han facturado atenciones de urgencias, les han mandado a hacer trámites de aquí para allá sin que ello llevara a una resolución final y, sobre todo, mediante noticias y carteles, les han disuadido de acercarse siquiera a un centro sanitario. Para recuperar el derecho a una atención sanitaria continuada, es importante que sigan los siguientes pasos.

1. Que acudan al Centro de Salud más cercano, para solicitar en el mostrador su alta en el sistema informático. De acuerdo con la Instrucción del SERMAS del 14 de septiembre de 2015, los y las residentes en situación irregular en la Comunidad de Madrid pueden ser dados de alta como Extranjero No Asegurado (Código DAR).

.- Requisitos. De acuerdo con las instrucciones, este tipo de alta está reservada para las personas empadronadas en la Comunidad de Madrid que se encuentren en situación irregular. Sin embargo, las circulares internas indican que se aplique a todas aquellas personas extranjeras no aseguradas, aunque tengan permiso de residencia.

.- Documentación a aportar. Documento identificativo (pasaporte u otro), empadronamiento y Declaración responsable firmada de carecer de ingresos y no tener ningún tipo de aseguramiento.

La declaración te la facilitan en el propio Centro de Salud. El empadronamiento se puede aportar más adelante. En caso de personas que no tengan un lugar donde empadronarse, el empadronamiento puede realizarse en un servicio municipal o incluso en el propio centro de salud (véase la Resolución del 16 de marzo de 2015 sobre instrucciones técnicas a los Ayuntamientos sobre gestión del padrón municipal). De acuerdo con las últimas circulares internas, la carencia de documento identificativo tampoco debe ser un obstáculo para proceder al alta en el sistema bajo el Código DAR.

.- Derechos. El alta en el sistema bajo el Código DAR da acceso a asignación de médico y enfermera de cabecera, pruebas diagnósticas, derivaciones a especializada y recetas con el mismo descuento que el de las personas con tarjeta sanitaria.

2. El alta en el sistema bajo el Código DAR no lleva asociada ninguna tarjeta o documento oficial que la acredite. Por eso es muy importante que la persona solicite en el mostrador la impresión y sellado de un papel en el que aparezca su Código de Identificación de Paciente Autonómico (nº CIPA). Esto le facilitará mucho las cosas a la hora de adquirir medicamentos con las recetas que emita su médico de cabecera y a la hora de asistir a centros de medicina especializada.

3. En ocasiones, la persona puede tener reticencias a firmar la declaración responsable. En este caso, puede solicitar su alta en el mostrador del Centro de Salud como Transeúnte Sin Permiso de Residencia (Código TIR). Para ello, sólo debe presentar su documento identificativo y el empadronamiento. El problema de este tipo de alta es que no permite al médico de cabecera emitir recetas con descuento, lo cual no es grave en una persona sin problemas de salud, pero puede serlo ante cualquier enfermedad crónica. El alta bajo el Código TIR tampoco lleva asociada ninguna tarjeta ni documento oficial, por lo que también es necesario solicitar en el mostrador la impresión y sellado de un documento con el nº CIPA.

4. A veces, a la persona no le es fácil pedir todas estas cosas sola. Hay barreras de diferentes tipos y en ocasiones acumulación de malas experiencias en el mostrador. Por otro lado, cuando estamos enfermos, nos sentimos particularmente frágiles. Por eso es útil que alguien pueda acompañar a la persona en estos trámites o bien que tenga documentos en los que apoyarse: como por ejemplo una carta donde se solicite por escrito el alta bajo el Código DAR y la impresión del número CIPA.

5. Si a la persona se le deniega el alta en el sistema, se pueden consultar más vías de actuación en la carpeta de TRÁMITES BUROCRÁTICOS de la nube. Es también útil registrar la desatención en el Registro R.E.D.E.S (Registro Estatal de Denuncia de la Exclusión Sanitaria): http://registrodedatos.yosisanidaduniversal.net/.

6. Si la persona ha recibido alguna factura o se le ha hecho firmar un compromiso de pago por una atención, es importante intervenir, puesto que la persona puede ver bloqueadas las posibilidades de regularizar su situación por este motivo. Se puede llamar al Servicio de Atención al Paciente del Hospital para solicitar la retirada de la factura o presentar reclamación en la Gerencia. Para más información, se puede consultar en la nube el documento “Evitar y retirar facturas”.

”.

Presentación estudio “Cuando se hace necesario acudir a un Banco de Alimentos”

“…a la semana hacíamos la compra, pues comprábamos verdura, fruta, yogures, queso y leche. Entonces, al quedarse él sin trabajo, pues ya no comprábamos todo lo que solíamos comprar, sino ya…poco. Mira, por ejemplo ahora, un pollo nos dura una semana, lo que era un pollo en un día. Entonces esas cositas las notan ellos. A veces me dicen: “mamá, es que…¿por qué los pollos de ahora vienen muy pequeños?” Y es porque claro, el pollo lo hacemos en trozos pequeños.”

El viernes 13 de noviembre a las 20hs, en la Enredadera de Tetuán (Calle Anastasio Herrero, 10, Metro Estrecho), se presenta “Cuando se hace necesario acudir a un Banco de Alimentos”, un trabajo que intenta ver el impacto de vivir y crecer en condiciones de vulneración socioeconómica, en el contexto de un Distrito de Madrid, Tetuán, en el año 2015, en personas que acuden a un banco de alimentos autogestionado, el Banco de Alimentos 15M de Tetuán. La necesidad de usar un Banco de Alimentos, implica un grado de inseguridad alimentaria alto, dentro de un contexto de pobreza y exclusión graves. En el presente trabajo, que ha dado lugar a dos trabajos de fin de máster de Salud Pública, de la Escuela Nacional de Sanidad, se han analizado en profundidad los discursos de padres y madres con menores a cargo que acuden a un banco de alimentos autogestionado en el Distrito de Tetuán, Madrid, para conocer, desde su perspectiva, cómo una situación de vulneración socioeconómica, impacta en su salud y en la salud de sus hijos menores de edad; qué estrategias ponen en marcha o a qué recursos acuden para mantener, recuperar o mejorar su salud y la de sus hijos/as, y cómo este conjunto, que conforma un frágil equilibrio, impactará en su salud futura. Centrar este trabajo en un recurso como el Banco de Alimentos 15M de Tetuán es una estrategia para abordar un contexto más amplio de vulneración socioeconómica, en el que ver las distintas aristas que colocan a personas y familias en la necesidad de acudir a un lugar donde obtener algo tan básico como alimentos.

¡Os esperamos!

 

¿ACOSO O DEFENSA DE LAS VÍCTIMAS? Respuesta a la sección de CCOO del Ayuntamiento de Madrid

Al conocer vuestro comunicado “CCOO solicita parar inmediatamente las agresiones y acosos al personal de Servicios Sociales“, los colectivos abajo firmantes y probablemente otros grupos que se movilizan desde el apoyo mutuo para resolver las emergencias más graves de la ciudadanía de Madrid (desahucios, hambre, exclusión social…) nos hemos sentido directamente interpelados por lo que, después de un estudio atento y contrastado, queremos contestar con mucha claridad pues están en juego asuntos muy importantes.
La nota hecha pública por CCOO no sólo falsifica la realidad sino que es una declaración de guerra contra los derechos de las personas que más duramente sufren los recortes sociales, con graves dificultades para el acceso a los recursos básicos de la vida, hasta el punto de que pedís la intervención policial contra ellas, sin haber contrastado antes la (des)información en que os habéis basado. Por descontado, es totalmente falso que hayamos ejercido ningún tipo de acoso ni de amedrentamiento sobre trabajadoras y trabajadores sociales y resulta vergonzoso que utilicéis el mismo lenguaje y las mismas mentiras que, por ejemplo, usan la patronal y los gobiernos para presentar acciones sindicales legítimas, tales como los piquetes informativos, como actos de “violencia”.
Somos conscientes de que los Centros de Servicios Sociales están infradotados en medios y en plantilla, así como de que los protocolos de atención establecidos deben ser modificados porque, más allá de los principios formales, en la práctica terminan promoviendo la beneficencia y la cronificación en la dependencia, en lugar de proteger los derechos de las personas y promover su emancipación. Lo hemos dicho muchas veces y nos gustaría que lo dijeseis también vosotros, desde dentro de los servicios sociales y del Ayuntamiento, ya que quienes pretendéis ejercer un sindicalismo de clase no podéis confundir la defensa de los derechos de las y los trabajadores con actitudes corporativas ni perder de vista la injusticia del sistema social en su conjunto, que golpea sin piedad a las familias más afectadas por la crisis, sin empleo, sin casa, sin luz, sin agua, sin atención sanitaria…
Vuestra nota nos parece irresponsable y nos obliga a una respuesta también pública, pese a que nuestra voluntad no ha sido nunca la de fragmentar al pueblo trabajador sino, por el contrario, la de unirnos contra los abusos de ricos y poderosos. Nunca hemos buscado el enfrentamiento con las y los trabajadores sociales ni hemos emitido amenazas como las que hacéis en vuestro comunicado, sólo hemos buscado que se resuelvan problemas de gravedad extraordinaria. Además, vuestro comunicado resulta francamente inoportuno porque precisamente tras el cambio de gobierno municipal se han abierto, al menos en algunos distritos, vías de diálogo y colaboración que podrían reducir las tensiones a las que nos vamos a referir, aunque nos da la impresión de lo que ha motivado vuestra nota ha sido precisamente el deseo de impedir que se produzcan las reformas necesarias en el funcionamiento de los Servicios Sociales.

Protocolos frente a derechos sociales
Nos acusáis de haber “violentado” los protocolos, cosa que difícilmente podemos saber ante la falta de transparencia existente y ante el constante incumplimiento por las administraciones públicas de sus propias normas; por ejemplo, suponemos que conoceréis bien, aunque no habléis de ello en vuestro comunicado, que la ley establece un plazo de tres meses para la resolución de las solicitudes de Renta Mínima de Inserción pero que la Comunidad de Madrid está tardando un año o más en responder, lo que también afecta a los Centros de servicios sociales dado que es en ellos donde se inicia el proceso.
Como sindicalistas tenéis la obligación de conocer la propia historia de vuestro movimiento y saber que cuando los protocolos son injustos y quienes los aplican no aceptan flexibilizar su aplicación, el único camino para el progreso social es la desobediencia civil. Ningún protocolo elaborado por los gobernantes puede convertir en justo lo injusto, ningún protocolo está por encima del derecho a techo, a alimentación, a vestido, a agua, a luz… Y de esas situaciones desesperadas y desesperantes estamos hablando, no de grupos de fans o hinchas que se saltan las colas para conseguir entradas para un concierto o un partido. Vuestro llamamiento al “orden” frente al empuje de la población desposeída es patético viniendo de donde viene. Pensadlo dos veces y atreveos a rectificar, aunque sólo sea por respeto a las muchas y muchos sindicalistas que en estos momentos están en espera de juicio por haberse atrevido a luchar por el bien común.

El apoyo mutuo
La parte de verdad en vuestro comunicado es que el origen de este conflicto son los acompañamientos por “grupos de ciudadanos”. Es decir, quienes os han incitado a escribir ese libelo reaccionario no soportan que las personas afectadas asistan acompañadas de otras personas. Si lo hacemos así y si aconsejamos que cualquier persona que acuda a un centro de servicios sociales lo haga acompañada no es para “asustar” con la fuerza del número, porque somos gente de paz y sólo consideramos como enemigas a las élites económicas y políticas que nos expolian, no a las y los trabajadores municipales. Lo hacemos porque, para superar los obstáculos burocráticos, la dificultad de una compleja maraña legal y una grave situación de desinformación, hemos comprobado que necesitamos ejercer nuestra inteligencia colectiva, compartir nuestras experiencias y saberes, incluso darnos apoyo moral en situaciones muchas veces desesperantes.
Lo hacemos porque descubrimos que es la única manera con la que algunas personas que llevaban años reclamando sin respuesta su derecho a un soporte social han empezado a conseguir algo; porque haciéndolo así hemos podido hacer ver en el transcurso de las citas que determinadas excusas dadas para no atender las necesidades urgentes de una persona no correspondían ni a las propias leyes vigentes; porque en ciertas situaciones de carencia material extrema es muy difícil conservar la calma; porque hemos necesitado de la memoria colectiva para recordar a la persona que nos atendía lo que ella o él mismo había dicho u ofrecido en la reunión y ahora parecía haber olvidado…
Dado que hacéis acusaciones reconociendo que no tenéis prueba documental de ello, vamos a deciros que, para citar algunas de las cosas que pasan cuando no hay testigos:
– lamentablemente muchas veces se “pierden” papeles o no se hacen las gestiones necesarias;
– ha habido mujeres embarazadas a las que, en vez de prestarles la ayuda necesaria, se les ha dicho que mejor que diesen a la criatura en adopción dado que no tenían medios para mantenerla;
– a compañeras que llevaban más de un año esperando la respuesta a la solicitud de una ayuda se les ha dicho que, dado que habían sobrevivido ese año sin ayuda, tenían que demostrar de qué habían vivido;
– que hace muy pocos días se ha mentido a una compañera diciéndole que los ingresos del RMI eran exclusivamente para comprar alimentos -y que por tanto le sobraba dinero para ello y no hacía falta adoptar una ayuda alimentaria ya concedida a un estricto régimen por prescripción médica-, cuando la ley deja claro que se refiere a todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.
Si queréis afrontar la verdad cara a cara, os podemos pasar una larga lista de situaciones vergonzosas, de las que no acusamos a la totalidad de ningún colectivo pero ante las que nos tenemos que proteger. A cualquier persona que se encuentra sola ante actitudes de ese tipo le resulta muy difícil reaccionar. Tenemos que apoyarnos unas a otras para seguir adelante.
Pero abordamos juntas los problemas y nos acompañamos porque es nuestro derecho, porque somos sujetos de derechos y no víctimas a las que se ayuda o no desde la arbitrariedad, porque necesitamos el apoyo mutuo para salir adelante y para cambiar las cosas. A vosotros os parecerá muy normal que cada vez que un empresario corrupto o los saqueadores de las “tarjetas black” -¿os suena?- son citados puedan ir acompañados de una corte de abogados; pues nosotras, como han hecho siempre las y los trabajadores en sus luchas sindicales, nos acompañamos mutuamente, cada una abogamos por las demás.
Y si una compañera tiene cita dentro de tres meses y no se la adelantan pese a haberle llegado la notificación de un desahucio para dentro de pocos días o haberse producido cualquier otra situación que no puede esperar, entonces sí, nos presentamos sin cita, para que nos atiendan, porque lo que está en juego son vidas. En vez de preocuparos por eso deberíais estar pidiendo la creación de un servicio de atención social de urgencia para este tipo de cosas; pero no, os ha sido más fácil satisfacer las quejas que os hayan hecho unas pocas personas y pedir, sin informaros, que nos echen encima a la policía municipal o nacional. ¿No os da vergüenza? Y nos decís que lo que hacemos “atenta contra el derecho a la igualdad de acceso a los servicios públicos”, lo que suena igual que cuando los sectores patronales más reaccionarios dicen que la presión sindical perturba el funcionamiento del mercado laboral y discrimina a quienes no se afilian. Al igual que muchos patrones quieren relaciones laborales en las que cada trabajador(a) esté aislado, vosotros estáis defendiendo un modelo de servicios sociales en el que las personas afectadas sean pasivas, meras receptoras de decisiones tomadas al margen de ellas, incapaces de unirse y aautogestionarse.

Reto para el nuevo ayuntamiento
Posiblemente, lo peor de todo es que esta nota salga ahora, y no durante el mandato del anterior gobierno municipal, porque quienes se sienten a gusto con el modelo de “beneficencia” seguido hasta ahora y aún vigente, han observado que, al menos en algunas juntas de distrito, se han abiertos vías de diálogo en la que podrían normalizarse los acompañamientos, facilitarse los empadronamientos y abrirse algunas puertas a la participación de las personas afectadas en la gestión de los servicios sociales (como se plantea en el Programa Político de Ahora Madrid, art. 3, 2.4.a). Al parecer, esa ha sido la gota que ha rebasado el vaso de ciertos intereses corporativos minoritarios y con capacidad de influencia sobre vuestra sección sindical. A nosotras nos amenazáis con la policía, lo que no va a cambiar en nada nuestro compromiso, pero si se lee con atención vuestra nota lo más llamativo es la clara amenaza que hacéis hacia el gobierno municipal si se abre al diálogo.
Mantenemos nuestra plena solidaridad con los derechos de las y los trabajadores municipales, sin excepciones. No estamos en guerra contra las y los trabajadores sociales, sino contra un sistema que causa pobreza y sufrimiento y contra un modelo de servicios sociales autoritario que no nos reconoce como personas con derechos y con voz sobre todo lo que nos afecta. Hemos dialogado y colaborado con foros de trabajo social y en nuestras reuniones han participado trabajadoras y trabajadores sociales que nos han aportado información muy valiosa. Hemos tenido roces y choques, sí, nunca con violencia, siempre con un sentido de justicia. Ahora mismo se están creando las condiciones para poner en marcha un cambio de modelo. En eso deberíamos poner todos nuestros esfuerzos, los nuestros, los vuestros, los de las y los trabajadores sociales, los del gobierno municipal. Vuestro comunicado es el mayor obstáculo que hasta ahora se ha puesto a esa posibilidad de cambio, tan necesario.
A vuestra disposición en defensa de los servicios públicos
Habéis hablado en público, os contestamos en público. Si queréis seguir esta guerra, hacedlo, tenemos cosas más importantes que hacer que mantener esta maldita polémica. Pero si queréis saber más de esta realidad, a vuestra disposición estamos. No tenéis más que decirlo.
Hay personas que no saben qué van a comer mañana ni dónde van a dormir y han empezado a organizarse. ¿Os preocupa? Debería alegraros, al fin y al cabo esto es una especie de sindicalismo social, al que por cierto bien podríais sumaros. Al fin y al cabo lo que estamos haciendo es defender cotidianamente los servicios públicos, lo que es obligación de toda la ciudadanía (también de los profesionales), pero de ninguna manera un coto privado en el que no podamos implicarnos el resto de la población. En ello se juega nuestra vida.

Comisiones de Antidesahucios, Banco de Alimentos e Invisibles
de la Asamblea popular 15M de Tetuán

10 de noviembre de 2015