Agenda red invisibles 2016. Una agenda para que el tiempo sea nuestro

Una agenda  para que el tiempo  sea nuestro

publicidad agendas

¿Para qué sirve una agenda?

En muchos hogares, una agenda ha servido durante años para señalar las fechas más temidas: el día que hay que pagar la hipoteca, el alquiler, la factura… Todos esos recibos para los que no tienes dinero. El día de final de mes, que cada mes se adelanta un poco más. El día que te despidieron. El día que te contrataron para ese trabajo precario cuyo sueldo no te da para vivir. El día que se te acaba el subsidio, y qué harás después. El día que vendrán a desahuciarte.

¿Para qué más sirve una agenda?

En el caso de gobernantes, políticos y periodistas, la agenda señala las prioridades, las medidas a aprobar, las contrarreformas a legislar, las decisiones presupuestarias, los recortes por venir. La agenda marca en negro los días infames: el día que rescatan a la banca. El día que aprueban la reforma laboral o la exclusión sanitaria de inmigrantes. El día que entra en vigor la Ley Mordaza. La agenda política y mediática sitúa unos temas en el centro del debate y margina otros, visibiliza unas realidades e invisibiliza otras.

Entonces, ¿para qué sirve la agenda de la Red Invisibles?

Es un calendario para marcar en rojo las muchas fechas imprescindibles: los días en que nos encontraremos, nos reuniremos, nos organizaremos, resistiremos, protestaremos o celebraremos. Los días de asamblea de tantos colectivos sociales. Los días de salir en manifestación, de acompañar a quienes necesitan apoyo, de sumar fuerzas. Una agenda también para subrayar los días felices, los días a recordar, las victorias: cuando paramos aquel desahucio. Cuando reunimos todas las firmas de una ILP. Cuando logramos que el Ayuntamiento aprobase unos presupuestos que priorizasen la emergencia social. Cuando abrimos un nuevo espacio de apoyo mutuo en el barrio.

¿Para qué más sirve la agenda de la Red Invisibles?

Un proyecto para hacer visible aquello que no quieren ver, que no quieren que veamos: la desigualdad, la exclusión, la pobreza, la vulnerabilidad de cada vez más vecinas y vecinos. Una red para influir en la agenda política y mediática, para situar en su centro nuestras prioridades sociales, la emergencia ciudadana, el rescate de las familias, la defensa de los derechos humanos.

La Red Invisibles, que reúne a vecinas y vecinos, grupos y colectivos de cada vez más barrios y localidades, es una de las mejores noticias de los últimos años. Un ejemplo a seguir, un espacio de resistencia, de construcción de comunidad, de participación y visibilización de todas aquellas mujeres y hombres que desde hoy vamos a llenar las páginas de esta agenda con nuestras luchas y sueños. Y no hay días bastantes para todo lo que nos falta por hacer. Vamos.

Isaac Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.